Entrevista con Pedro Pablo Ybarra

Un recuerdo de infancia que tienen en común los personajes principales es el catalizador de la historia romántica de El que busca encuentra, cinta dirigida por Pedro Pablo Ibarra, quien sostiene que precisamente es esa ilusión de la infancia lo que a él le prendió del guión de Miguel Burra desde el principio. “Cuando lo leí dije sí es cierto, porque a mí me pasó. Ahora tengo 20 años felizmente casado, tengo dos hijas, pero hoy todavía me acuerdo del momento, cuando iba en sexto de primaria, en que una compañera me dijo que yo le gustaba. La ilusión tiene ese poder”.

La historia de la película, que originalmente habían planeado como serie, sigue a Esperanza (Ana Brenda) y Marcos (Claudio Lafarga), quienes se reencuentran después de años de haberse conocido en un túnel del Estadio Azteca. Ambos conservan los objetos que intercambiaron aquel día en los años noventa y la ilusión de haber encontrado ese día el amor de su vida. “Lo bonito de esto es que se trata de un reencuentro basado en una ilusión infantil, es lo que me gusta mucho”.

Pedro Pablo, conocido como Pitipol, buscó que los dos mundos en que sitúa a sus personajes en la época actual se entrelazaran de algún modo. “Quisimos hacer el mundo de Penny, de San Cristóbal de las Casas (en Chiapas), con una paleta de color específica; el de Marcos, en la Ciudad de México, también, y luego irlos entrelazando. Cada uno con su propio lenguaje cinematográfico que, mezclados, dan un todo muy sólido”.

Eso responde a sus búsquedas como cineasta. “Lo que busco en cada obra de ficción que hago es que cada una tenga su carácter y su personalidad, su look, su estética. Es mucho trabajo con todos, con los productores, con el director de fotografía, con el diseñador de producción, para encontrar los mundos”.

Y aunque filmar en San Cristóbal de las Casas no fue una elección suya, una vez que llegó a la locación quedó encantado con el lugar. “Es mágico, bello, lleno de luz en todos los sentidos. Lo que me gustó mucho es que los dos personajes tuvieran mundos completamente distintos. Al final, hay ese guiño, me voy ir a vivir a Chiapas, pero es al final, como un cierre, y eso me gustó mucho”.

En cuanto a la Ciudad de México, dice que siempre busca que los lugares donde filma sean como un personaje más. “De la Ciudad de México busqué ver el México amoroso, luminoso, positivo, lindo, el zoológico, el parque, el depa de él, el monumento a la Revolución, todo tiene como un sentido”.

¿Y el Estadio Azteca? “Es un personaje más, igual que el futbol, el América y los Pumas dentro de la historia, son vehículos para contar estas emociones y para ir llevando a nuestros personajes al reencuentro”.

 

El que busca encuentra estrena en cines este 24 de febrero.