5 películas grandiosas con María Félix

Sin temor a equivocarnos, podemos afirmar que María Félix es uno de los grandes personajes del siglo 20 en México. Altiva, impenetrable y empoderada, La Doña filmó 47 películas, entre México, España y Francia. Filmó su última película en 1971, bajo la dirección de Juan Ibáñez: La generala, cuando tenía 56 años. Falleció el 8 de abril de 2008.

 

Ella trabajó con actores y actrices de gran fama, como Pedro Armendáriz, Rossano Brazzi, Georges Marchal, Yves Montand, Gérard Philipe, Vittorio Gassman, Curt Jurgens, Fernando Rey, Arturo de Córdova, Jorge Negrete, Carlos Thompson, Ignacio López Tarso, Emilio Fernández, Jack Palance y un largo etcétera.

 

Entre todas sus películas hemos elegido estas cinco, emblemáticas en su carrera. La belleza de esta mujer, que dejó su natal Sonora para radicar en la Ciudad de México, fue descubierta a principios de los años cuarenta por el ingeniero Fernando Palacios, quien la abordó en la calle de Palma y la convenció de hacer una prueba para el cine. Ella dudó, pero finalmente accedió y, a partir de ese momento, comenzó su carrera en una de las mejores épocas en la historia del cine mexicano, la llamada Época de Oro.

 

 

Doña Bárbara (1943)

Fernando de Fuentes adaptó la novela de Rómulo Gallegos y tuvo en María Félix a una protagonista excelente, En su primera película, la Félix se apropió del personaje de tal forma que el apodo de “La Doña” la siguió durante toda su vida. Después de sufrir un abuso desmesurado, el carácter de la joven Bárbara se endurece y domina con mano dura a los campesinos de Altamira. Hasta que llega Santos Luzardo (Julián Soler), de quien se enamora y al que quiere hacer suyo a toda costa.

 

Enamorada (1946)

Durante la revolución mexicana, un grupo del ejército rebelde llega y toma el pueblo de Cholula. El general José Juan Reyes (Pedro Armendáriz) lo lidera y cuando ve subir las escalinatas de un templo a Beatriz Peñafiel (María Félix), la hija del hombre más rico del pueblo, queda sorprendido por su belleza y, aunque ella lo abofetea, él dice que se casará con ella. De ahí se desatará una relación de amor/odio entre ambos, que culminará cuando tengan que irse del pueblo.

 

Tizoc (1957)

La última película de Pedro Infante, quien interpreta al indio Tizoc, a quien odian muchos de sus compañeros de faena por ser demasiado ingenuo y trabajador. Cuando ve a María (María Félix), él la confunde con la virgen; sin embargo, queda enamorado y muy emocionado cuando ella le da su pañuelo, señal para él de que quiere ser su esposa, para que se limpie una herida. La confusión lo llevará a la burla, a la ira y culminará en una tragedia. Una película que además aborda el racismo y la intolerancia.

 

 

French Cancan (1955)
María Félix también trabajó bajo las órdenes de Jean Reno. Ella interpreta a Lola, una bailarina del café Le Paravent Chinois. El dueño del local, Henri Danglard (Jean Gabin), busca como levantarse de la bancarrota y ve posibilidades cuando ve un espectáculo del viejo baile de cancán y encuentra una lavandera, Nini (Françoise Arnoul), con habilidades naturales para ello. Así, se lanza a la promoción de su show (un guiño a la formación del Moulin Rouge) despertando los celos de Lola y del novio de Nini.

 

Río escondido (1948)

En esta película de Emilio Indio Fernández, fotografiada por Gabriel Figueroa, María Félix interpreta a la maestra rural Rosaura Salazar, quien por encargo del propio presidente de la república, y a pesar de que está enferma del corazón, sale rumbo al pueblo de Río Escondido para encargarse de la escuela que lleva meses cerrada. Tras su llegada, Rosaura debe enfrentar al cacique Regino Sandoval (Carlos López Moctezuma), quien explota y niega el agua a los campesinos y ha clausurado la escuela.