PELÍCULAS NOSOTROS PRENSA
Blog

“El grito” en Morelia

El 2 de octubre de 1968, cuando el ejército mexicano reprimió violentamente el mitin de Tlatelolco, fue el momento crítico del movimiento estudiantil de ese año, que inició en julio y que significó un parteaguas en la historia de México. A medio siglo de aquellos sucesos, la Filmoteca de la UNAM rescató y restauró El grito, documental emblemático de esa movilización de rechazo y repudio hacia el autoritarismo imperante en el país.

 

El filme es, en palabras de Jorge Ayala Blanco en el libro La búsqueda del cine mexicano, “el testimonio fílmico más completo y coherente que existe del movimiento, visto desde adentro y contrario a las calumnias divulgadas por los demás medios masivos: el movimiento, tal como lo sintieron y vivieron sus propios militantes”.

 

El grito fue dirigido por Leobardo López Arretche, estudiante del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM, escuela de la que fue uno de los representantes en el Consejo Nacional de Huelga durante el movimiento estudiantil. Leobardo fue preso político, encarcelado durante unos meses tras la masacre de la Plaza de las Tres Culturas. Pero al salir de prisión, y antes de acabar con su vida en 1971, reunió las ocho horas de material filmado que se tenían bien resguardadas en diferentes partes y que trabajó con bastante discreción asistido por Alfredo Joskowicz y con apoyo de las autoridades del CUEC y de Difusión Cultural de la UNAM.

 

De hecho, el movimiento fue para quienes participaron en su filmación (Alfredo Joskowicz, Carlos Cuenca, Arturo de La Rosa, Federico Villegas, Ferna, Francisco Bojórquez, Francisco Gaytán, Guillermo Díaz Palafox, Jaime Ponce, Jorge de la Rosa, el propio López Arretche, León Chávez, Raúl Kamffer, Roberto Sánchez y José Rovirosa) donde aprendieron sobre la marcha el uso del equipo y materiales solidariamente facilitados por las autoridades escolares encabezadas por el fundador del CUEC, el maestro Manuel González Casanova.

 

Aunque la restauración del filme estrenado el 23 de junio de 1976 en el Salón Rojo de la Cineteca Nacional y el homenaje al movimiento sí fueron objetivos del proyecto, la Filmoteca de la UNAM,  institución a cargo del mismo, ha aclarado que “el propósito fue también contribuir con un material de referencia para que las actuales generaciones de mexicanos conozcan los aportes de las anteriores para moldear las condiciones en que actualmente se desenvuelven”.

 

Este testimonio documental, que incluye imágenes de las manifestaciones, la represión de la Plaza de las Tres Culturas e incluso de la inauguración de los Juegos Olímpicos, puede ser visto en diferentes foros y plataformas. En la edición 16 del Festival Internacional de Cine de Morelia se ha programado un par de veces.

 

La primera exhibición de este documental prácticamente posproducido en la clandestinidad en su momento se llevará a cabo el viernes 26 a las 12:00 horas en la sala 2 del Cinépolis Centro, en Morelia. Al día siguiente, sábado 27, se podrá ver en el Aula Mater de la UMSNH a las 16 horas.

 

Además de la restauración, la Dirección General de Publicaciones y Fomento Editorial y la Dirección General de Actividades Cinematográficas de la UNAM editaron El grito: memoria en movimiento, obra sobre el documental que, de acuerdo con la Filmoteca, es resultado de un arduo trabajo de investigación sobre las circunstancias que envolvieron al documental; las dificultades que enfrentaron los alumnos para lograr las tomas y almacenar las latas y el complicado camino que la Filmoteca emprendió para localizarlas, obtenerlas e iniciar la restauración, son algunos de los procesos que se describen en la publicación, cuya historia, en palabras de Guadalupe Ferrer, principal promotora de este trabajo editorial, es un ejemplo de esfuerzo colaborativo.

 

“Su realización se decidió colectivamente y se desplegó el ingenio coordinado para registrar las imágenes y los sonidos que lo conforman. Se ejerció mucha disciplina grupal para resguardar el material y culminar su edición y montaje. El trabajo colectivo fue un valor fundamental también para el movimiento estudiantil, tal y como queda registrado en el documental”.

 

Relacionadas


¿Por qué nuestro logo es una bicicleta?
10 peores villanos del cine mexicano
Mexicanos en los Premios Oscar
Maratón de cine mexicano en streaming