Martín Altomaro es Luis en Guadalupe Reyes

MARTíN ALTOMARO ES LUIS EN GUADALUPE REYES

Guadalupe Reyes sigue el reencuentro de los amigos Hugo Roquet (Juan Pablo Medina) y Luis Rebollo (Martín Altomaro), quienes llevan años sin verse hasta que el primero busca al segundo para hacerlo cumplir una apuesta de su época universitaria: hacer el etílico maratón Guadalupe Reyes. Solo que ya tienen 40 años y por lo menos Luis, un empleo que cuidar pues lleva una vida como abogado que podría ser ascendido a socio.

 

A Martín Altomaro le pareció raro, pero por eso mismo bastante atractivo, “que en México se haga una película que básicamente es un bromance, un romance entre dos mejores amigos y cómo se reencuentran después de tantos años en el marco del Guadalupe-Reyes”.

 

Además, le pareció estupenda la forma de trabajar con el equipo de Filmadora Nacional, la productora de Guadalupe Reyes, lo que incluyó empezar “en un proceso muy temprano de la película y eso como actor te da la posibilidad de involucrarte mucho y poderle aportar al personaje. Lo que hicimos Juan Pablo y yo fue aportarle a la relación de estos dos amigos. Es un proceso que disfruté mucho y son de las cosas que más me atrajeron”.

 

La química con Juan Pablo, sostiene Martín, fue natural. “Somos muy amigos desde hace muchos años y trabajamos juntos en Soy tu fan, pero desde entonces no trabajábamos en algo tanto tiempo juntos. Creo que se disfruta mucho en pantalla y se disfrutó muchísimo en el día a día. Si se le puede llamar trabajo a compartir el set con Juan Pablo, pues qué alegría, porque nos llevamos muy bien y nos divertimos mucho y establecimos desde bastante tiempo antes, en un proceso anterior a la filmación de la película, la forma de llevarse de estos dos personajes y encontrarle juntos situaciones”. Básicamente, dice, aportaron anécdotas, propias y de conocidos, reales y rumoreadas, “porque es una película que habla de una generación en particular, que somos estas personas que estamos entrando a los cuarenta años”.

 

A Martín le entusiasma la idea de que Guadalupe Reyes genere en el público las ganas de volverla a ver. De la filmación, las escenas que mayor reto le implicaron fueron las de las posadas. Para la corretiza que se desata después de la puesta en escena de barrio los actores realmente tuvieron que correr y fue una persecución larga. Y para la fiesta en casa del amigo de Luis y de Hugo, interpretado por Mauricio Isaac, Martín utiliza unas boleadoras con las puntas en llamas para hacer unos malabares. “Es un elemento que no manejas y para el cual sí entrené y practiqué, pero invariablemente es peligroso, aunque estés dentro de un set controlado. Pero la neta salió bastante bien, lo disfruté mucho. Había cierto temor por algunas cosas: si están bien ajustadas las boleadoras, si alguien se tropieza o si me salía mal. Pero fue un gran llamado y salió todo perfecto”.

 

NOTAS RELACIONADAS

5 proyectos de Juan Pablo Medina

Datos curiosos de Guadalupe-Reyes