Esta película fue un abrazo a mí misma: Karla Souza

Karla Souza es una de las actrices con mayor proyección no solo en el cine mexicano, sino también a nivel internacional. Su carrera ha mantenido un ascenso constante y ahora estrena Todos queremos a alguien, de Catalina Aguilar Mastretta, una comedia romántica a la que ella califica como “inteligente, escrita y dirigida por una mujer y bicultural, pero hecha de una forma muy auténtica”.

Karla tiene el protagónico: Clara, una ginecóloga que vive en Los Ángeles pero cuyos padres tienen su casa en Ensenada. De hecho, es debido a la boda de estos, Eva (Patricia Bernal) y Francisco (Alejandro Camacho), que se desata todo el conflicto que pone de cabeza la vida de Clara. Por un lado, para no ir sola, invita a Asher (Ben O’Toole), un pediatra que trabaja en el mismo hospital que ella, y lo presenta como su novio. Pero no contaba con que a la fiesta llegaría Daniel (José María Yazpik), su ex a quien llevaba años sin ver pero que la había dejado devastada.

“Creo que de cierta forma fue como un abrazo a mí misma. Ver que no estoy sola en quizás haber estado tan lastimada en una relación o en un amor pasado; un poco comparar a todo mundo con esa relación y ver que existe un crecimiento a partir de ese dolor. Es algo que me ayudó un poco al hacer la película”.

Su personaje, dice, está en una etapa de ajuste. “Apenas trata de abrirle la puerta a alguien y llega el susodicho que no ha visto en ocho años y le remueve todo lo que ella creía que ya había madurado. Como seres humanos uno piensa que se vuelve adulto y ya, pero no. El crecimiento es constante y es más difícil soltar. Esta es una película mucho de soltar y de dejar ir y creo que ahí puede ser que nos enseñan más las películas a cómo hacerlo que la vida misma”.

Souza afirma que Todos queremos a alguien representa “el comienzo de una directora que va a tener mucho que ver con nuestro país, con llevarlo adelante en las artes y el feminismo. Son muchas cosas las que lleva Catalina Aguilar Mastretta. E independiente a todo eso, como película es muy representativa de una familia “disfuncional” mexicana y del amor y de las relaciones interpersonales de una familia. Y uno sale con esperanza y un sabor de boca bonito”.

Karla Souza tiene varios proyectos en puerta y tiene una destacada participación en la serie How to Get Away for Murder. Para ella, ser actriz le permite sacudirse los prejuicios. “Como actores tienes que sacar todas esas cosas que te han dicho que tienes que ser y regresar a la esencia que un niño tiene, que es esta cosa de una emoción cruda, de los sentidos, pareces como un animal agarrado de las emociones”.