5 películas mexicanas que te inspirarán a viajar

01

Paraíso perdido (2015)

Las primeras tomas de Paraíso perdido, de Humberto Hinojosa, son para enamorarse de la locación (y también de Ana Claudia Talancón): muestran las cristalinas aguas del Caribe mexicano mientras Sofía (el personaje de Ana), quien viaja en un velero junto a su esposo (Iván Sánchez) y su hermano (Andrés Almeida), se sumerge en ellas. Lo que anima a buscar las maletas son los paisajes, no así la historia: el velero se descompone y deben acampar en la isla, la cual, se plantea desde la escena inicial, no está sola y tampoco es segura. Se filmó en Quintana Roo.

02

Cambio de ruta (2014)

 

Sandra Echeverría (Busco novio para mi mujer) protagoniza esta película dirigida por Christopher Hool. Ella interpreta a Nicte, una guía de turistas en la Riviera Maya que destaca por su buen trabajo. Vaya que se antoja hacer todo lo que pone a hacer a los turistas: nadar en cenotes, aventarse de una tirolesa, esnorquelear con tortugas, entre otras actividades espectaculares que muestran un México mágico. Aunque tendrá que empezar su propia compañía cuando la empresa para la que trabaja es absorbida por una trasnacional.

03

Fausto (2016)

El director José Julián Vázquez filmó prácticamente la totalidad de su película en Cuetzalan, Puebla, uno de los 111 Pueblos Mágicos elegidos por la Secretaría de Turismo. Cuando Fausto transcurre en ese lugar, el director le pone una textura de colores cálidos. La historia sigue al exitoso pintor Fausto Mendizabal (Juan Carlos Barreto), quien regresa a su pueblo natal 40 años después de haberse ido, justo después de la muerte de su esposa, y vive una regresión en el tiempo.

04

El que busca encuentra (2017)

El que busca encuentra, comedia romántica dirigida por Pedro Pablo Ybarra tienen como locación el Estadio Azteca, así como varios lugares icónicos de la Ciudad de México que la vuelven un lugar digno de pasearse para quienes viven fuera de ella. Además, la historia romántica entre Marcos (Claudio Lafarga) y Penny (Ana Brenda) también se desarrolla en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, otro Pueblo Mágico que puede mostrar una pequeña parte de sus encantos a través del cine.

05

Un padre no tan padre (2016)

Don Servando (Héctor Bonilla) es un hombre de principios muy rígidos que vive en un asilo del que es expulsado, por lo que su hijo menor, Fran (Benny Ibarra), tiene que llevarlo con él a la casa comunal que comparte no solo con su pareja y su hijo, sino con un grupo heterogéneo que a su padre no le hace ninguna gracia. La historia transcurre en San Miguel de Allende, Guanajuato, ciudad Patrimonio a la que se apetece viajar luego de verlo retratado en esta cinta.