Este es el increíble cast secundario de Inquilinos

Si bien la historia de Inquilinos es sobre la pareja que forman Luzma (Danny Perea) y Demián (Erick Elías), hay personajes que los rodean que inciden directamente en el desarrollo de la trama.

 

Uno de ellos es Irma, una mujer madura, administradora del edificio adonde llega a vivir la pareja y cuya madre muere de forma extraña. Aparentemente ayuda a los jóvenes con lo que puede. Quien se encarga de interpretarla es Gabriela Roel, actriz emblemática del escaso cine mexicano que se hacía con calidad en los años ochenta y principios de los noventa. Protagonizó Amor a la vuelta de la esquina (1986), la ópera prima de Alberto Cortés por la que ganó el Ariel a mejor actuación. También participó en Pueblo de madera (1990), de Juan Antonio de la Riva, así como en Bandidos (1990), de Luis Estrada, y en Ciudad de ciegos (1991), también de Cortés. En tanto, su imagen se popularizaba gracias a la telenovela Yo no creo en los hombres. Sus créditos aparecen además en En medio de la nada (1993), Ámbar (1994), de Estrada, y Katuwira: donde nacen los sueños (1996), de Íñigo Vallejo-Nágera, una cinta de fantasía. Recientemente ha estado activa principalmente en series como El Dandy.

 

 

Otro de los personajes que catapultan la trama es el de Marcelino, el portero del edificio, de andar misterioso y de comportamiento extraño. Todo parece indicar que algo se trae entre manos, y más por su balbuceante no decir y sus escapes. Lo interpreta Noé Hernández, quien ha trabajado en cine por poco más de diez años desde que lo hiciera en Propiedad ajena (2007), de Luis Vélez. Ha participado en filmes como Sin nombre (2009), Somos lo que hay (2010), El infierno (2010), Miss Bala (2011), Colosio: el asesinato (2012), La dictadura perfecta (2014), César Chávez (2014) y Un monstruo de mil cabezas (2015), entre otros. Por La tirisia (2014), de Jorge Pérez Solano, ganó el Ariel a mejor coactuación masculina, premio que repitió en 2016 por 600 millas, ópera prima de Gabriel Ripstein en la que actuó Tim Roth. Tenemos la carne (2016), una cinta de tintes apocalípticos y sexualidad explícita de Emiliano Rocha Minter, lo hizo acreedor a una nominación al Ariel como mejor actor, categoría que ganó por el mismo papel de Mariano en el Brooklyn Horror Film Festival. Además de Inquilinos, próximamente se le verá en Flor de ring, de Sebastián del Amo, y La daga en el corazón, de Yann Gonzalez.

 

 

El personaje de Antonio parece tener algo que ver en los misteriosos sucesos que le ocurren a Luzma. Cuando se entera que fue inquilino del mismo departamento que ella, y que se le culpa de haber asesinado a su esposa, lo va a buscar. Recluido, él le hace una advertencia. Quien lo interpreta es Dagoberto Gama, un actor guerrerense que lo mismo puede dar rangos de hombre decente que de despiadado y  brutal. Aunque hizo algunas cosas en los años noventa, sus créditos incluyen Amores perros (1999), Piedras verdes (2001), De la calle (2001), El crimen del padre Amaro (2002), entre muchas más. Cuentos de hadas para dormir cocodrilos (2002), de Ignacio Ortiz, le valió su primera nominación al Ariel como mejor coactuación masculina, categoría en la que repitió nominación en la edición de 2013 por Colosio: el asesinato (2012), de Carlos Bolado, y en la de 2014 por Nómadas (2010), de Ricardo Benet. En 2007 fue nominado como mejor actor por Mezcal (2006), también de Nacho Ortiz. Se le recuerda por su despiadado personaje del Coronel en El violín (2005). Ha participado en series como La reina del sur, El Dandy e Ingobernable. También en filmes como El infierno (2010), Obediencia perfecta (2014), Atrapen al gringo (2013) o La dictadura perfecta (2014).

 

 

También actúan Luis Arrieta y Camila Selser.