PELÍCULAS NOSOTROS BLOG
FANS
Blog

Mariana Treviño protagoniza Eres mi pasión

Mariana Treviño ha tenido una presencia constante en el séptimo arte que se ha consolidado desde que protagonizara Cómo cortar a tu patán, comedia romántica en la que compartió créditos con Camila Sodi y Christopher von Uckermann. En Eres mi pasión interpreta a Luli, quien vive una situación complicada con su esposo Pedro (Mauricio Isaac), un obsesivo aficionado al futbol que parece preferir su gusto por este deporte que a su familia.

 

Mariana inicialmente no estaba contemplada para este papel. Llegó, dice, por azares del destino. “Ya estaba casi todo el cast y por alguna razón la actriz que iba a hacer el personaje tuvo otro proyecto y los tiempos ya no coincidían, y así entré yo, de último momento. Y fue una bendición. Pato Safa, el director es chistosísimo, superinteligente y prepara todas sus tomas, cuida mucho el lado conceptual de su discurso, y eso no se encuentra siempre. Además, es una comedia con sentimientos nobles, donde los personajes son buenas personas tratando de ponerse de acuerdo para salir adelante juntos, para no abandonarse. Y me encanta que sea una comedia de recuperación, porque en la vida siempre te estás recuperando. Y eso es parte de la historia: nos tenemos que ayudar para seguir caminando juntos si así lo decidimos”.

 

A pesar de que Safa tenía muy claro lo que buscaba hacer, le permitió improvisar a sus actores. “Pato es un director que sabe muy bien lo que quiere porque lo ha estudiado, lo ha planeado. Pero dentro de ese rigor que tiene, es muy juguetón. Y esa capacidad de juego la tiene al dirigir también. Y cuando salían cosas, te decía que adelante, que lo hicieras. Cuidaba cada detalle, pero había constantemente la apertura de jugar, de encontrar algo que saliera en el momento y poderlo identificar y usar. Sí existe en él como director esa doble virtud, del rigor y del juego”.

 

Para Mariana, Eres mi pasión tiene la virtud de no ser una comedia burda. “Tiene un humor blanco, familiar, que además sale de esta situación un poco absurda pero real, de estos personajes. No se hacen chistes, sino que la situación, con la que todo futbolero apasionado se puede identificar, genera comedia. Y esa es la que hace la película. No porque somos comedia vamos a buscar los chistes, sino lo conmovedoramente chistoso de los humanos en su vida cotidiana”.

 

La actriz, conocida por su participación en la serie Club de Cuervos, considera que tanto su personaje como el de Mauricio Isaac son obsesivos. “Mientras él comienza a obsesionarse con su afición, ella se obsesiona con otra cosa y así se empiezan a separar. Ella va descubriendo a lo largo de la película que no es necesario, que eso está ligado a lo que es verdaderamente importante, que es su familia y su núcleo, tiene la oportunidad de darse cuenta. Las cosas que hacemos o las fobias que tenemos son parte de nuestro mundo, de nuestro universo, pero el núcleo siempre es la gente que amamos. Eso siempre se refleja ahí. Todo lo que aprendemos del mundo va nutriendo nuestra capacidad de resolver la inmediatez de la vida”.

 

A Mariana, quien cree que la actuación sirve para entenderse y reconocerse, el futbol le gusta pero no como aficionada, sino como fenómeno. “Tanta gente alrededor de unas personas correteando una pelota, es como un absurdo. Pero no es porque así es nuestra naturaleza humana: estamos siempre correteando cosas y compitiendo y queriendo meter gol y haciendo carreritas y poniéndonos nosotros mismo en prueba”

 

La herramienta principal de un actor, dice Mariana, es que “servimos justamente como vehículo para vernos en el espejo, para poder reconocernos, porque todo el tiempo nos tenemos que estar reconociendo los seres humanos, tenemos que buscar referentes de nosotros mismos, para descifrarnos, conmovernos o entendernos a nosotros mismos. Entonces para el actor es muy importante la habilidad de digerir su propia experiencia como ser humano, para ser una herramienta de trabajo, porque lo que tú vives y sientes eso te sirve, estas tratando de desentrañar todo”.

 

 

Relacionadas

El Diablito es el entrañable Toby en Tod@s Caen 
Osvaldo Benavides en una de sus mejores actuaciones
El 68 en el cine
“Chino” Rodríguez habla del Charro Negro