5 actrices extranjeras de la Época de Oro del cine mexicano

La Época de Oro se distinguió por ser una etapa muy prolífica en la cinematografía nacional. No solo se hicieron muchas películas, sino que surgieron figuras que perduran hasta nuestros días. Esa etapa permitió el surgimiento de actores mexicanos y dio cabida a algunos más extranjeros que encontraron en el cine de nuestro país una oportunidad para demostrar su talento. Hubo muchas más, pero para este listado seleccionamos cinco actrices representativas de esa etapa que, aunque no nacieron aquí, triunfaron:

 

01

Ninón Sevilla

Nacida en Cuba y criada en La Habana, Ninón llegó a México en 1946, cuando solo tenía 17 años. Aunque fue contratada para bailar en el Teatro Lírico, pronto empezó su carrera en el cine. Pecadora, de 1947, fue la primera película en la que tuvo una participación destacada. En 1949, además de dos películas con Agustín Lara, hizo Aventurera, la cinta que la consagró como una de las actrices más importantes del cine mexicano. Fue la primera de “las rumberas” en incorporar movimientos de la santería en sus bailes; ella misma ponía sus complejas coreografías.

02

Miroslava

De origen checo, Miroslava tuvo que huir de su país junto con su familia ante la amenaza de los nazis. En medio de constantes depresiones y de viajes entre México y Nueva York, a finales de los años cuarenta, comenzó a trabajar en el cine en papeles menores. Participó junto a Cantinflas en A volar, joven (1947), hizo Trotacalles (1951), La bestia magnífica (1953), Cárcel de mujeres (1951) y, entre otras, dos películas fundamentales en su filmografía: Escuela de rateros, al lado de Pedro Infante, y Ensayo de un crimen, bajo la dirección de Luis Buñuel fueron sus últimas películas antes de su misteriosa muerte ocurrida en ese año. En 1993, Alejandro Pelayo hizo una película sobre ella.

 

03

Libertad Lamarque

La argentina Libertad Lamarque llegó a México, país donde hizo más de 40 filmes. Lo hizo ya consagrada como actriz y cantante y con el sobrenombre de “La Novia de América”, tras un incidente con Eva Duarte (conocida después de como Eva Perón). Protagonizó Gran casino (1947), la primera película de Buñuel en México; Soledad (1947), de Miguel Zacarías; Otra primavera (1950), de Alfredo B. Crevenna, y la biopic Cuando me vaya (1954), de Tito Davison, sobre la compositora María Grever, entre muchas más, así como telenovelas.

 

04

Rosita Quintana

Esta actriz y cantante argentina llegó a México en 1947, por invitación de Jorge Negrete. Hizo una exitosa temporada como cantante y decidió quedarse. Tuvo papeles menores en varias cintas hasta que en 1949 trabajó junto a Tin Tan en tres películas dirigidas por Gilberto Martínez Solares: No me defiendas compadre, Soy charro de levita y Calabacitas tiernas. Por esos años comenzó a trabajar en conjunto con Luis Aguilar, con quien hizo nueva cintas. En 1951 hizo Susana, carne y demonio bajo la dirección de Luis Buñuel. Con Pedro Infante trabajó en El mil amores (1954).

 

05

 

María Antonieta Pons

Esta actriz y bailarina cubana fue descubierta por el cineasta de origen español Juan Orol, su primer esposo y con quien tuvo que trabajar por contrato. Se le considera la máxima exponente del cine rumberas. Hizo Konga roja (1943), de Alejandro Galindo y con Pedro Armendáriz; ¡Viva mi desgracia! (1944), de los primeros protagónicos de Pedro Infante. Actuó en La bien pagada (1948), de Alberto Gout; La sin ventura (1948), de Tito Davison, con quien también trabajó en Un cuerpo de mujer (1949), y en La hija del penal (1949), de Fernando Soler. También hizo una nueva versión de La mujer del puerto (1949), entre otras.