5 canciones inolvidables del cine mexicano

Las canciones en el cine mexicano han sido muy importantes. Seleccionamos cinco de las que permanecen en la memoria colectiva:

01

“Aventurera” de Aventurera (1949)

Esta película de Alberto Gout es una de las más representativas del cine mexicano. Encumbró a Ninón Sevilla no solo como bailarina, sino como una actriz de altos vuelos. Además de sus alucinantes números musicales, hace una compleja interpretación de Elena, una joven inocente que se convierte en una calculadora prostituta que busca venganza. Pedro Vargas hace una memorable interpretación de “Aventurera” de Agustín Lara.

02

“Amorcito corazón” de Nosotros los pobres (1948)

 

En la primera parte de la famosa trilogía de Ismael Rodríguez dedicada al personaje de Pepe El Toro (Pedro Infante), es inolvidable la interpretación que hacen Infante y Blanca Estela Pavón (La Chorreada) del tema de Manuel Esperón con el silbidito como respuesta de ella al canto de su galán.

03

Duelo entre Pedro Infante y Jorge Negrete en Dos tipos de cuidado (1953)

También a Ismael Rodríguez se le debe el célebre encuentro actoral entre Pedro Infante y Jorge Negrete, quienes interpretan a Pedro Malo y Jorge Bueno, respectivamente, dos amigos que tras la ausencia de un año del segundo tienen un desencuentro: Pedro se ha casado con su novia. El enfrentamiento se da en un duelo de sones de toma y daca bastante divertido.

04

“El médico brujo” de Dos fantasmas y una muchacha (1959)

A principios del siglo 20, dos actores (interpretados por Tin Tan y su hermano “El Loco” Valdés) se baten en duelo por una mujer; ambos mueren. Sus espíritus rondan el teatro hasta que ven a una chica (Ana Luisa Peluffo) a quien creen descendiente de aquella mujer. Descubren que está en peligro. Los números musicales de la cinta son memorables, en especial ese del Loco Valdés en el que, a cámara fija, hace gala de su condición física interpretando “El médico brujo”. Imperdible también la versión de “Volaré” a cargo de Tin Tan.

05

“Sexo, pudor y lágrimas” de Sexo, pudor y lágrimas (1998)

Aleks Syntek comentó en una entrevista de 2012 que cuando Toño Serrano lo invitó a hacer la música para su película atravesaba por un muy mal momento que lo hizo pensar que su carrera musical no tenía futuro. Cuando vio la cinta, Syntek no lo pensó dos veces y se encargó de la dirección musical, lo que incluyó la composición del tema homónimo que se volvió el primer gran éxito de su carrera.