Fernanda Castillo es Una mujer sin filtro

FERNANDA CASTILLO ES UNA MUJER SIN FILTRO

Fernanda Castillo tiene su primer protagónico en cine. Interpreta a Paz en Una mujer sin filtro. Cansada de nunca decir lo que piensa debido a que no es lo correcto, un día recurre a un chamán que supuestamente la libera y ella, entonces, dice todo lo que piensa y se enfrenta a quienes la mangonean, como su jefe y su marido. Sin embargo, también la agarra contra su hermana y otras personas a las que quiere.

 

Este papel, dice Fernanda, le dio la oportunidad de reinventarse luego de interpretar durante cinco temporadas a Mónica Robles en El señor de los cielos. “Era la oportunidad de decir: también puedo hacerme la chistosa si se me da la gana. Y me gustó no solamente porque fuera comedia, sino porque me parece universal y así seas chileno, mexicano, indio o de donde sea, entiendes perfectamente esta frustración de una sociedad que nos ha impuesto, y también nos hemos impuesto a nosotros mismos, ser políticamente correctos a un grado en el que perdemos la esencia de quiénes somos y de lo que creemos para ajustar y encajar perfectamente en esta sociedad un poco de ovejas y cómo de repente hay que romper con eso”.

 

Dice Fernanda que no estamos acostumbrados a que una mujer diga lo que piensa “porque para ser la mujer perfecta hay que ser sumisa, calladita y bonita, cosa a la que te ayudan los filtros pero que no te salva como ser humano ni como mujer de esta época. Estamos en una época en la que está bien que nos provoquen, que nos sacudan, que nos cuestionen, para ver si así empezamos a despertar”.

 

Para ella, ser una mujer de esta época es “más despierta, más consciente. Creo que tendríamos que haber avanzado en el sentido de ser más justas con nosotras, de conocernos más, de saber quiénes somos porque sí hay una cuestión de empoderarnos, no en este rollo feminista de estar en contra de los hombres, sino de cuestionarnos y de saber que somos completamente diferentes, pero que merecemos los mismos lugares y las mismas opciones, pero simplemente cuestionarnos cosas y pasar por encima de tanto tabú o de tantas cosas que nos han enseñado”.

 

Pero lo más difícil de interpretar a Paz, dice la actriz, fue “llevar el hilo conductor a través de las secuencias, que eran brutales, y que saltaban de tener filtro a no tener filtro y además retratar un ser humano porque si no, haces una mujer que tiene un tapón o no lo tiene, pero es una loca en cualquiera de los casos, o una sumisa y una loca. Pero yo quería hacer a un ser humano que no tiene conciencia de quién es ni de dónde vive y cuando se queda sin filtro o se asusta o lo goza tremendamente. Lo importante era buscar siempre que tuviera vida todo el tiempo”.

 

Fernanda se identifica con Paz porque “durante muchos años sentí que vivía para complacer a los otros en esta idea de que mientras más linda sea como ser humano, mientras nunca diga que no, mientras sea más dócil, tú me vas a querer más y me vas a aceptar más y entonces todo el ambiente va a estar padrísimo para mí y las puertas se me van a abrir, lo cual por supuesto no es cierto o no en mi caso. Y siento que en los últimos años aprendí que no era para nada el camino y eso despertó en mí como un hambre de pelear por lo que quiero y de hablar eso, se ajuste o no, y es bien difícil”.

 

Una mujer sin filtro ya está en cines.

NOTAS RELACIONADAS

Ánima Estudios busca hacer leyenda

5 películas en las que has visto a Miguel Rodarte