Alfonso Dosal, un “idiota” apasionado

Alfonso Dosal interpreta a Pancho en 3 idiotas, comedia que estrena este 31 de marzo. “Es un personaje que por circunstancias de la vida toma una decisión que no sabe si es buena o mala, pero es la única que tiene si quiere seguir estudiando y seguir su pasión. Toma una decisión por la cual lo están buscando desde el principio de la película”, dice el actor en entrevista.

 

El lema favorito de este personaje es “busca lo que te gusta y hazlo”. De hecho, es lo que les dice a sus amigos en la universidad, Felipe (Christian Vázquez) y Beto (Germán Valdés), y con lo que nada más no puede el “rival” del grupo, Isidoro (Vadhir Derbez), y lo que atrae a Mariana (Martha Higareda).

 

De hecho, eso fue lo que atrajo a Alfonso de este proyecto: “Saber que no tenemos nada que perder porque ya perdimos todo y no tenemos nada más que lo que está pasando exactamente ahorita y que el futuro depende de cómo te plantees tú ahorita. Y plantear un tema tan profundo desde un lugar tan ligero también le viene muy bien a la situación actual. Tenemos mucho público que se está generando a partir de la comedia y creo que hay que aprovechar que la gente pueda entrar a las salas a reírse, pero llevándose un mensaje de sé feliz. Es un mensaje muy simple”.

 

Aunque le dijeron que lo tenían contemplado desde el principio, tuvo que hacer un proceso de casting haciendo una escena de la película en video. Considera que su personaje es un catalizador para el resto. “Es el agua en el circuito que hace que funcione porque somos la contraparte (con el personaje de Vadhir). Y los dos lo único que queremos es hacer nuestras cosas”. Aunque lo que varía son las formas.

 

3 idiotas es una adaptación de una película india del mismo nombre. “Compararla es duro, creo que los tiempos son distintos –sostiene Alfonso–. Una película de hace diez años a una película de hoy en día corre a ritmos muy distintos. Esta versión es vertiginosa: arranca y no para, a diferencia de la original”.

 

Él cree que quizá quienes hayan visto la cinta original podrían pensar que no le hacen justicia; sin embargo, reitera que se trata al final de cuentas de productos diferentes. Mientras en la de India hay silencios y pausas, así como números musicales (dura alrededor de tres horas), en la versión mexicana todo ocurre con mayor rapidez. “Hubo que llegar a ese ajuste de cómo hacerle para contar la misma película en tiempos distintos. Lo que sí creo que logramos es pasar esta información elemental, la parte básica de la película que dice: sigue tu pasión. Es México, distinto a la India, pero sobre todo los tiempos”.