15 años del Festival de Cine de Morelia

“La verdad, a veces no es fácil tener constancia –dice Daniela Michel, directora general del Festival Internacional de Cine de Morelia–. Nos hemos enfrentado con una serie de problemas fuertes de todo tipo en México, el país ha cambiado muchísimo en estos 15 años, pero nos da mucho gusto que dentro de todo seguimos trabajando y celebrando a los cineastas mexicanos”.
 

El FICM ha llegado a su edición número 15 convertido en un referente no solo a nivel nacional, sino también internacional. Daniela insiste en que a lo largo de los años, lo más difícil es mantener la constancia. “El decir con menos dinero, con o sin apoyo vamos a seguir haciendo el festival y con una calidad que la verdad sea a la que estamos acostumbrados todos”.
 

El festival cuenta actualmente con lazos con otros festivales de cine, como el de Cannes, el de Berlín, Sundance y el de Rotterdam, solo por citar algunos. “Personalmente todos los años viajo muchísimo, me aseguro de cultivar estas relaciones, he tenido la suerte de que me han invitado como jurado a muchos de estos festivales. Y trabajo todas las semanas del año, aunque sea Navidad, Año Nuevo, semana Santa, es trabajar todo el tiempo. Empezaré a trabajar en la edición 16 a partir del 1 de noviembre”.

Este año la película inaugural es Coco, cinta animada de Pixar basada en el festejo mexicano de Día de Muertos. Además, Guillermo del Toro será el invitado de honor: presentará La forma del agua, película con la que ganó el León de Oro en el Festival de Venecia, convirtiéndose en el primer mexicano en recibir dicho premio. El presidente del jurado será Béla Tarr, uno de los cineastas más importantes en la historia del cine; Cristian Mungiu también formará parte de ese jurado. Otros de los invitados son el francés Laurent Cantet (quien presentará su última película), Barbet Schroeder, entre otros.

 

“Pero sobre todo –dice Daniela– tenemos a cien cineastas mexicanos, lo más importante, presentando sus trabajos en competencia”. La parte esencial del FICM son las secciones de competencias mexicanas: Michoacana, Cortometraje, Documental y Largometraje. Este año la participación será de 56 cortos (29 de ellos en línea), 15 documentales, 15 obras michoacanas y siete largometrajes. Esta última sección está conformada por Los adioses, de Natalia Beristáin; Ayer maravilla fui, de Gabriel Mariño; Casa Caracol, de Jean-Marc Rousseau Ruiz; Cuadros en la oscuridad, de Paula Markovitch; The Drawer Boy, de Arturo Pérez Torres; Oso polar, de Marcelo Tobar, y Sinvivir, de Anaïs Pareto Onghena.

 

¿Ha cambiado el cine mexicano en estos 15 años?, se le pregunta a Daniela. “Sí, ha mejorado, ha mejorado muchísimo – responde–. Hay mucha más producción, hay más voces, hay mucho talento, hay más conocimiento de gente que está haciendo cine en todo el mundo. Creo que habido un cambio radical y muy bueno positivamente hablando para México”.

 

Por otro lado, entre los estrenos internacionales que se exhibirán durante el FICM se encuentran Beatriz at Dinner, de Miguel Arteta; Downsizing, de Alexander Payne; Good Time, de Josh y Benny Safdie; Happy End, de Michael Haneke; Loveless, de Andrey Zvyagintsev; On Body and Soul, de Ildiko Enyedi (ganadora del Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín); The Other Side of Hope, de Aki Kaurismäki; Suburbicon, de George Clooney; Victoria and Abdul, de Stephen Frears; Wonder Wheel, de Woody Allen; Wonderstruck, de Todd Haynes; Zama, de Lucrecia Martel, y The Square, de Ruben Östlund (ganadora de la Palma de Oro 2017).