“Cómo ser un Latin Lover es para reír”: Eugenio Derbez

Eugenio Derbez estaba apanicado después del éxito de No se aceptan devoluciones. Buscaba algo mejor, que tuviera drama y comedia, pero ninguno de los proyectos que recibía llenaba sus expectativas. Hasta que su socio en Lionsgate le dijo que se relajara, se quitara la carga e hiciera algo completamente diferente. Así fue como aceptó hacer Cómo Ser un Latin Lover (How to be a Latin Lover) comedia que produce y protagoniza y que lo regresó al Eugenio comediante pocas veces visto en el cine. “Ya le debía a mi público una película totalmente para reír y pasar un buen rato, y con esto me quité un poco la presión. Bajé mis expectativas y dije no me voy a poner roñoso, es como hacer una transición, es una película para que la gente se divierta”.

Sin embargo, al final asegura que la ópera prima de Ken Marino, una producción estadounidense, “terminó siendo una película muy linda, más de lo que yo esperaba”. Él es Máximo, un tipo que cuando está en sus veintes (interpretado para esa escena por su propio hijo, Vadhir Derbez) seduce a una mujer mayor con la que acaba viviendo 25 años, hasta que ella lo corre y lo deja literalmente en la calle. Por eso recurre a Sara (nada menos que Salma Hayek), su hermana, a quien llevaba años sin ver, y quien tiene un hijo de 10, Hugo (Raphael Alejandro), al que él ni siquiera conocía. Así, Máximo deberá aprender a conseguir su sustento y a relacionarse con su familia.

Además de Salma, con quien Derbez vivió una grata sorpresa pues se encontró con una actriz comprometida y sencilla, el reparto lo complementan Rob Lowe, Kristen Bell, Rob Corddry, Raquel Welch y Michael Cera (de Scott Pilgrim). “Todos estuvieron en la tablita de que se cayeran por fechas u otras cosas, pero afortunadamente el universo conspiró a favor”.

Raquel llevaba años sin hacer cine, pero finalmente aceptó hacer el papel de la abuela de la compañera que le gusta a Hugo. “Al principio fue muy complicado trabajar con ella, porque tenía tiempo de no hacer películas, llegó un poco nerviosa y un poco preocupada sobre todo por su físico. Yo me sentía un poquito intimidado y me costó trabajo romper el hielo”.

Para Eugenio, la comedia siempre pisa “callos”, y él ya aprendió que siempre va a haber alguien a quien no le guste tal o cual cosa. En el caso de Cómo ser un latin lover está consciente de que parte del cliché del clásico vividor, “pero estoy contando un chiste y quiero que escuchen las cosas como son. Me gusta tomar riesgos y en este caso, a pesar de que es un personaje políticamente incorrecto y es un tema cliché, estás viendo en la pantalla a dos mexicanos en una película gringa, hollywoodense, rodeados por un elenco muy importante que, finalmente, nos están haciendo las segundas. Está padre que Salma y yo estemos en una película estadounidense, que hablemos en inglés pero que aparte hablemos español en la película”.

Cómo ser un latin lover se estrena este 5 de mayo. Habrá una versión doblada al español y en algunas salas podrá verse la versión original en inglés y español.