12 personajes inolvidables del cine mexicano

Sin duda habrás escuchado alguna vez sobre estos personajes. Algunos de ellos le dieron el sobrenombre con el que todavía se asocia al actor o actriz. Otros simplemente son referenciales en su carrera e inolvidables para el público. Otros más siguen estampados en camisetas, aun cuando tienen más de medio siglo. Elegimos 10, pero seguramente querrás ver algún otro. Así que te invitamos a que a través de las redes sociales hagas tu propia selección.

 

El Santo
01

El Santo

Es es EL héroe de acción del cine mexicano y fue un luchador profesional que se convirtió en ídolo del país. De hecho, es un referente de la cultura popular mexicana. Se le conocía como El Enmascarado de Plata aunque no protagonizó la película homónima de 1954. Él llegó al cine unos años después, aunque ya era famoso como luchador y por unos cómics. En 1961 se estrenó Santo contra el cerebro del mal, de Joselito Rodríguez, una cinta de culto que lo llevó a la cima. En la mayoría de las películas que protagonizó, su nombre de batalla se anteponía al título, como es el caso de uno de las cintas más famosas de su filmografía: Santo contra las mujeres vampiro (1962).

 

 

</p/><p>Cantinflas</p><p>

02

Cantinflas

 

Mario Moreno adoptó el mote de Cantinflas, invención suya, desde principios de su carrera. En El signo de la muerte, película de Chano Urueta de 1939, su personaje del “peladito” ya tiene ese nombre, como ocurre también en una serie de cortos de 1940 y en la referencial Ahí está el detalle, de Juan Bustillo Oro. También icono popular mexicano, su influencia en la cultura hispanoparlante le valió que la Real Academia de la Lengua incluyera el verbo “cantinflear” para referir a una persona que habla mucho pero sustancialmente dice muy poco, un sello de su personaje. En 1957 ganó el Globo de Oro como mejor actor de comedia o musical por su papel de Passepartout en La vuelta al mundo en 80 días (1956). Su aventura en Hollywood incluyó otro filme, Pepe (1960), un fracaso de taquilla por el que nuevamente fue nominado al Globo de Oro.

 

 

 

Tin Tan
03

Tin Tan

Humberto Gómez Landero fue guionista de Ahí está el detalle. Él dirigió a Germán Valdés Tin Tan en su debut cinematográfico, El hijo desobediente, en 1945, en la cual el actor ya había adoptado su apodo y su personaje. Hicieron equipo en cinco películas en las que Tin Tan se consolidó en el gusto del público. En Músico, poeta y loco (1948) aparecía ya caracterizado con su sombrero de pluma. A partir de 1949, cuando empieza a ser dirigido por Gilberto Martínez Solares, es que su vena cómica lo encumbra. De esta época son Calabacitas tiernas (1949) y El rey del barrio (1950), cinta a partir de la cual se le asocia con la figura de El Pachuco, referente de la cultura popular mexicana que hoy se ve en camisetas.

 

Chachita
04

Chachita

A Evita Muñoz, fallecida en agosto de 2016, se le quedó el mote de Chachita desde niña, cuando trabajó en su primera película bajo las órdenes de Joselito Rodríguez: ¡Ay Jalisco… no te rajes! Al olvidar el nombre de su personaje, el director simplemente le decía “muchachita” y luego decidió acortarlo. Aunque incluso protagonizó una cinta que llevaba en el título la palabra Chachita (Chachita la de Triana, 1947), fue la trilogía de Ismael Rodríguez (Ustedes los ricos, Nosotros los pobres y Pepe el Toro) la que hizo que su nombre y el de su personaje se fundieran en uno solo.

 

 

La Doña
05

La Doña

Aunque María Félix hizo muchísimos papeles icónicos del cine mexicano a lo largo de su carrera, y que trabajó en Francia, Italia, España, Estados Unidos y Argentina, fue su papel como Doña Bárbara, en la adaptación de la novela homónima de Rómulo Gallegos dirigida por Fernando de Fuentes en 1943, la que le dio el sobrenombre que se le quedó de por vida. De hecho, se trató de su primera película. Desde entonces hizo propios los papeles de mujer fuerte, capaz de sortear todo tipo de situaciones.

 

 

Cochiloco
06

Cochiloco

Joaquín Cosío empezó su carrera con papeles pequeños en 2002. En 2004 hizo un personaje emblemático en su incipiente carrera, el del Mascarita en Matando Cabos. Sin embargo, fue hasta 2010 cuando interpretó al Cochiloco, un mafioso de un pueblo del norte que se quedó en la memoria colectiva por la capacidad del actor de dotar de carisma a este narco en la farsa El infierno, de Luis Estrada, a pesar de que no era el personaje principal. Cuando caminaba por las calles no faltaba quien le dijera “Ese mi Cochi”. Cosío ganó un Ariel por esta interpretación, que le abrió las puertas a un sinfín de proyectos.

 

Padre Amaro
07

Padre Amaro

 

La película más exitosa del cine mexicano durante poco más de una década, El crimen del Padre Amaro, que Carlos Carrera dirigió en 2002, volvió inolvidable a su personaje principal, un joven sacerdote (interpretado por Gael García Bernal) que llega a un pequeño pueblo de la provincia mexicana y se da cuenta de la influencia que tiene sobre sus feligreses y cómo algunos pasan por alto sus faltas. Eso le facilita enamorar y sostener un amorío con la joven Amelia (Ana Claudia Talancón). La carrera de Gael, que entonces ya incluía Amores perros e Y tu mamá también, tomaba un cariz importante por su versatilidad

 

 

Pepe El Toro
08

Pepe El Toro

Si algo distinguió a Pedro Infante fue su versatilidad para hacer todo tipo de personajes. Asociado con la comedia ranchera por su gran capacidad como cantante y por las grabaciones que hizo, no solo participó en este tipo de cintas. Uno de los papeles más emblemáticos de su carrera fue en un melodrama urbano en una trilogía. Se trató de Pepe El Toro, un carpintero que cuida de la hija de su hermana y de su familia. El personaje, ya de sí conocidísimo por Nosotros los pobres y Ustedes los ricos (ambas de 1948), se terminó de inmortalizar en Pepe El Toro (1953), cuando se convirtió en boxeador.

 

Los Nobles (Xavi y Barbi)
09

Los Nobles (Xavi y Barbi)

Nosotros los Nobles (2013) se convirtió en una película muy exitosa porque conectó con la audiencia con una historia sobre unos juniors a los que su padre decide darles una lección de vida diciéndoles que han perdido todo y que tienen que mudarse porque incluso a él lo persigue la policía. De los tres hermanos, Xavi y Barbi, interpretados respectivamente por Luis Gerardo Méndez y Karla Souza, son los más recordados, por sus manías iniciales y por cómo se fueron transformando.

 

 

 

La India María
10

La India María

María Elena Velasco empezó su carrera en los años sesenta con pequeños papeles en el cine. En 1968, en la película El bastardo, interpretó por primera vez a la India María. Este personaje se hizo famoso en un programa de revista de la televisión en 1972 y se consolidó en Tonta tonta pero no tanto, de ese mismo año, donde ya le da el nombre completo de María Nicolasa Cruz. Aunque a todas luces es siempre el mismo personaje, tiene pequeñas variaciones y una historia diferente en cada película. Se consolidó en el imaginario popular en cintas como Sor Tequila o El que no corre… vuela.

 

María Candelaria
11

María Candelaria

La diva del cine mexicano, Dolores del Río, figura representativa de la belleza nacional en el extranjero por sus protagónicos en el cine del Indio Fernández con los que se considera inaugurada la Época de Oro, tuvo un papel todavía hoy recordado en el drama rural María Candelaria (1943). Ella interpreta al personaje que le da título a la cinta, una hermosa mujer segregada por la comunidad de Xochimilco a principios del siglo 20 por ser la hija de una prostituta. Fue apenas su segundo papel en el cine mexicano tras una exitosa carrera en Hollywood.

 

 

Los Charolastras
12

Los Charolastras

El regreso de Alfonso Cuarón a dirigir en México a principios del siglo 21 se dio con Y tu mamá también (2001), una película protagonizada por Diego Luna y Gael García Bernal. Interpretando a los amigos Julio (Gael) y Tenoch (Diego), autodenominados Los Charolastras, alcanzaron muy buenos niveles de popularidad, en especial entre los jóvenes que de inmediato conectaron con el desparpajo de este par. Los personajes viven un viaje de iniciación y maduración de la mano de Luisa (Maribel Verdú), la esposa de un primo lejano de Tenoch. Los jóvenes descubrirán, gracias a ella, que el sexo es un tesoro compartido pero, sobre todo, aprenderán una lección de vida.